LA HINCHADA FIEL

martes, 29 de noviembre de 2011

Barcelona 4 Rayo Vallecano 0



barcelona vs rayo vallecano
Barcelona vs Rayo Vallecano

El Barcelona FC enfrentó y derrotó al Rayo Vallecano con un contundente 4 a 0, en el partido válido por la jornada 17, de la Liga BBVA, que se adelantó debido a la participación del equipo catalán en el Mundial de Clubes, como último campeón de la Champions League.

Los conjuntos alinearon de la siguiente manera:

Barcelona FC: Valdés; Alves, Piqué, Mascherano, Abidal; Keita, Xavi, Iniesta; Villa, Alexis y Messi.

Rayo Vallecano: Cobeño; Botelho, Labaka, Jordi, Arribas; Casado, Movilla, Javi Fuego; Míchel, Lass y Michu.

Árbitro: Pérez Lasa, amonestó a Lass 39’ (T.A), Jordi 44’ (T.A), Arribas 60’ (T.A), Piqué 84’ (T.A).

El cotejo se desarrolló como se esperaba con un Barcelona dominador y el Rayo metido atrás escudado en la línea de 5 defensores que plantó el técnico José Ramón Sandoval.

Andrés Iniesta se convirtió rápidamente en el eje conductor del medio sector disparando desde las 18 yardas en el minuto 13, con tiro rasante que bloqueó un defensor del Rayo  y Xavi que habitualmente hace pareja con el de Fuentealbilla, jugó ésta vez casi como media punta, cerca de Messi.  

Barcelona insistía con jugadas por el centro de la zaga visitante en donde los centrales realizaba una excelente cobertura. En el minuto 19 saque largo del portero Valdés hacia Iniesta y éste para el centro delantero Villa que corrió mal la cancha y el colegiado pitó offside.

El Rayo atacó por vez primera al minuto 22, a través de un tiro libre ejecutado por Michel y Valdés -en extremis- despejó al córner con la ayuda del travesaño.   

Hasta el minuto 28 le duró la resistencia férrea del Rayo, pues el chileno Alexis Sánchez se encargó, mediante una magistral jugada personal, de poner el pincelazo a pierna cambiada en la escuadra más lejana del cancerbero Cobeño.

Transcurría el minuto 32 y Rayo fiel a la contra, se encontró por intermedio del mediocampista Michel, con una inmejorable situación de gol en el área chica que éste no supo resolver y la tiró arriba del marco.

El zaguero culé Piqué la estaba pasando mal con el extremo Lass que realizaba diabluras por la banda. Sin embargo, en una jugada de Messi en callejón para Xavi , le rebota el balón y deriva para que nuevamente el 9, Alexis Sánchez anotara el segundo para el Barça en el minuto 40 y doblete en su cuenta personal, definiendo cruzado por debajo del portero Cobeño.

Casi a renglón seguido y cuando finalizaba la primera fracción el lateral Alves, de muy buen partido, cede un balón desde la última línea hacia atrás para que defina a placer el asturiano Villa por el centro de la zaga visitante.

En la segunda parte el Técnico Sandoval decide implementar una variante y sale Michel para dar paso a Tamudo, con el objetivo de lograr peso en el sector ofensivo.

 Apenas se jugaba el minuto 3 de la complementaria y Messi, en jugada individual, le pone tumba y cruz al Rayo, decretando el 4 a 0 definitivo, ante la impavidez de una defensa que estaba más pendiente de Alexis Sánchez.

Guardiola, técnico culé, con todo prácticamente consumado, decide cambiar a Xavi e Iniesta, que salieron  en medio de la ovación ensordecedora del Camp Nou, para autorizar el ingreso de Thiago y Fábregas.

Con la intención de hacer más digna la derrota el técnico del Rayo, ordena la entrada al campo de juego de García en sustitución de Javi Fuego.

El Barça rotó la pelota hasta encontrar la oportunidad de hacer daño y Alves dio un pase vertical a Villa que le quedó un poco larga y el esférico se alojó en las manos del arquero.

En el minuto 69 Sandoval utiliza su último cambio sustituyendo a Piti por un amonestado Lass y dos minutos más tarde se iría Alexis Sánchez rodeado de aplausos en una noche memorable para el delantero chileno, siendo la figura del encuentro. Adriano ocupó su posición.

Mientras tanto Tamudo en jugada personal intentó vulnerar la portería defendida por Valdés, pero tu tiro salió desviado. Otra vez intentaba el Rayo para lograr por lo menos la del honor con un centro de Bothelo a la cabeza de Michu, que luego controló el guardameta.

Los últimos 5 minutos fueron de dominio absoluto del Barça y un Rayo inofensivo ante un rival muy superior, que se llevó 3 puntos, la gloria y los goles que le permiten situarse provisionalmente a 4 unidades del líder R. Madrid que tiene un  partido menos. Hasta la próxima.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Anécdota futbolística: La clase de Amarildo



video
Partido entre Brasil y España jugado el 6 de junio de 1962


El mundial de Chile 1962 tuvo situaciones para todos los gustos, desde la rudeza con la que marcaban a sus adversarios la ex URSS, hasta la calidad indiscutible de Brasil, en un comienzo, comandados por Pelé, y luego del fabuloso Amarildo, el suplente de "O Rei".  

Amarildo Tavares da Silveira, nacido un 29 de julio de 1939 en Río de Janeriro, contaba con 23 años en el momento que integró la selección brasileña que disputó el mundial celebrado en Chile en el año 1962. Él era muy conocido en su país, debido a la brillante carrera que estaba realizando en Botafogo, pero a nivel mundial, nadie había escuchado siquiera su nombre.  

Es entonces cuando el carioca se labra una identidad a pulso que lo haría quedar impregnado en la historia mundialista.

Se jugaba el encuentro entre Brasil y Checoslovaquia, válido por la última fecha de la fase grupal, cuando recrudece una lesión en la ingle que venía arrastrando desde algún tiempo Pelé, pero como no se permitían hacer cambios en aquella época, aguantó hasta el final del partido, en el que empataron 0 a 0 y clasificaron a la siguiente.

Aquel tiempo no cabían las improvisaciones, con respecto a los jugadores, se llevaban 22 y cada quien tenía su suplente.  

“Cuando veía que Pelé mal podía caminar contra Checoslovaquia, ya empecé a pensar lo que sería remplazarlo", recordaría años más tarde el genial Amarildo.

Era tanta la fama de Pelé por entonces, que el técnico español José Villalonga, celebró que el astro brasilero no pueda disputar el partido frente a la selección ibérica.

Garrincha, Didí, Vavá, Zagallo y Amarildo, en reemplazo de Pelé, conformaban el ataque brasileño y cuando al DT español le cuestionó la prensa sobre el sustituto de Pelé éste irónicamente contestó: ¿Y quién es Amarildo?.

Sin embargo, no se debe culpar del exceso de seguridad que tenía el seleccionador, ya que contaba con una nómina envidiable técnicamente y multirracial en la que destacaban Puskas(húngaro), Martínez (paraguayo), Santamaría (uruguayo) y Di Stéfano (argentino). Por ésta razón la prensa chilena los bautizó “La ONU”.

Seguramente luego del partido el estratega cordobés lo recordaría siempre al morocho brasileño, pues el “suplente” marcó por partida doble, se tomó demasiado en serio el “papel de Pelé” y mandó a su tierra a los españoles.

España se adelantó en el marcador a través de Adelardo a los 35’, luego remontaría Brasil con doblete de Amarildo, a pase de Zagallo al corazón de área cuando corrían 72’ y el tanto que a la postre significaría la victoria ocurrió 14 minutos más tarde; centro de Garrincha y esta vez Amarildo de cabeza sentenció las aspiraciones españolas.

El inesperado y brillante debut de Amarildo quedó registrado en el recuerdo futbolero por siempre y Brasil se alzó con la copa frente a Checoslovaquia derrotándola  3 a 1, contendiente que enfrentó en la fase de grupos.  Hasta la próxima

martes, 22 de noviembre de 2011

Anécdota futbolística: FC. Start y el Partido de la Muerte





FC Start, el partido de la muerte,trusevich
F.C Start, orgullo de la humanidad. 



Corrían tiempos de guerra, desolación y destrucción. En septiembre de 1941, la ciudad ucraniana de Kiev, fue sometida de una manera cruenta por las tropas invasoras alemanas, era el nada halagador escenario de la II Guerra Mundial.

La ciudad se llenó de indigentes debido a la represión nazi para quienes no se alineaban a su dominio y por consecuencia se les negaba la oportunidad de trabajar.

Bajo ese autoritario régimen habitaba en la capital ucraniana Josef Kordik, un humilde panadero alemán e hincha acérrimo del club Dínamo de aquella ciudad.

Un buen día el panadero transitaba por una calle y creyó ver entre los mendigos cierta cara conocida. Al acercarse, corroboró que efectivamente se trataba de su ídolo: Nikolai Trusevich, excelente portero del Dínamo.

Kordik, desafiando las políticas nazis, ofreció trabajo en su panadería a Trusevich y éste no desaprovechó la oportunidad de tener techo y comida.

En las semanas posteriores el panadero sugirió al portero que reclutara a sus antiguos compañeros de equipo y así trabajaran junto a él en la panadería.

Buscando en albergues y hospitales los encontró como también a tres miembros del equipo rival: Lokomotiv de Kiev.

Casi sin darse cuenta, el comerciante alemán tenía un equipo completo. Fue entonces en que les propuso la idea de que vuelvan al fútbol, al fin de cuentas era lo único que sabían y tenían en sus vidas.

Una costumbre del Tercer Reich era organizar partidos de fútbol en las ciudades ocupadas, para también imponer su autoridad en el ámbito deportivo. Se  realizó un hexagonal con 5 equipos representantes de las milicias alemanas y un sexto conjunto que era el de los panaderos llamado F.C Start .

 El F.C Start, integrado por jugadores profesionales, jugó su primer encuentro frente al equipo local Rukh, derrotándolo 7 a 2.

 Luego, lapidó a prácticamente todas las fuerzas alemanas asestándoles contundentes goleadas. Convencidos de su superioridad, los nazis, trajeron un equipo formado por atletas pertenecientes a la Flekelf, que no era otra cosa, sino la fuerza aérea.

Sorprendiendo a todos, incluso a los asombrados pobladores de Kiev, el modesto F.C Start venció 5 a1 a los fornidos alemanes.

Después de la estrepitosa caída, las SS (escuadrón de defensa alemán) descubrieron el engaño del panadero. La sentencia desde Berlín fue concluyente: Pena de muerte para todos.

Pero los nazis no querían quedarse con el sabor amargo de la derrota y antes de ejecutar la orden impartida, exigieron un partido de revancha al F.C Start. El encuentro se jugaría el 9 de agosto de 1942 en el Zenit Stadium – hoy Start Stadium en honor a aquel equipo- Rusia, terreno neutral.

Antes de iniciarse en partido, un oficial de las SS, acudió al camerino del F.C Start y advirtió a los deportistas que saludaran hacia el palco de autoridades con el clásico “Heil Hitler”, levantando su mano. Ellos lo hicieron casi idéntico, a no ser porque dijeron ¡Fizculthura! y llevaron su mano al pecho, en honor a la cultura física y el deporte.

Empezó ganando el cuadro alemán por un tanto, pero al finalizar el primer tiempo los ucranianos remontaron 2 a 1. En el descanso se acercó otro oficial y los intimidó para que se dejaran ganar, de lo contrario los esperaba la muerte.

Los jugadores pensaron en no salir a disputar el segundo tiempo, pero luego de deliberar un instante decidieron jugar.

La segunda mitad, fue puro trámite, pues a pesar de la parcialidad del árbitro hacia los alemanes y el furibundo puntapié que dejo fuera del partido al arquero Trusevich, los escuálidos jugadores del F.C Start, bailaron a los contrarios, incluso el defensa Goncharenko, puso de pie a la hinchada ucraniana al desparramar a toda la defensa nazi y marcar un verdadero golazo. Ganaban 5 a 3 y el delantero Klimenko dio un paseo gratis a los teutones – inclúyase arquero – y cuando los espectadores esperaban el sexto gol a puerta vacía, el jugador recogió la pelota con sus manos e hizo más humillante la derrota alemana. El estadio enloqueció de júbilo, enardecido por un grupo de jugadores que decidieron entrar a la historia aplastando pacíficamente a los orgullosos nazis.

Sin embargo, lo peor estaba por venir. La Gestapo, policía secreta del estado, visitó la panadería para arrestarlos a todos, por una supuesta vinculación al NKVD, (órgano ruso antagónico a la Gestapo) obligándolos a jugar un último partido nuevamente contra el Rukh, para que no sospeche la población, al cual vencieron 8 a 0.

Después de su última victoria fueron tomados prisioneros y llevados hasta el campo de concentración Siretz, en donde los ejecutaron vilmente, sobreviviendo solo Goncharenko y Siviridovsky, porque no se encontraban en el momento de la captura y permaneciendo ocultos hasta la liberación de Kiev en 1943, por las tropas aliadas.

Como dato curioso, se resalta que en Ucrania son considerados héroes nacionales y su historia es narrada desde la escuela primaria.

Además en el Start Stadium existe un monumento conmemorativo a estos hombres de hierro que ganaron en la década de los 40 una decena de partidos históricos y terminaron invictos, en donde se resalta el siguiente epitafio: “De la rosa solo nos queda el nombre”. Hasta la próxima.  

lunes, 21 de noviembre de 2011

EQUIPOS LEGENDARIOS: AJAX Y SU FÚTBOL TOTAL



ajax,johan cruyff
Johan Cruyff, el conductor del "fútbol total"

En los anales del fútbol se recordarán muchas situaciones que hacen de este deporte el número uno y en ellas siempre aparecerá Ajax bordado con letras de oro, en nombre de su fútbol efectivo de los años 70, planificado tácticamente por el extraordinario técnico holandés Rinus Michels y ejecutado en los pies de su compatriota Johan Cruyff.

La columna vertebral de todo el “motor sincronizado” que fue este equipo se formó en su medio campo, en donde Keizer y Mühren (aleros) se desplegaban por la bandas a una velocidad superlativa avanzado hasta la última raya y lanzando centros que eran medio gol, respaldados en Haan y Neeskens que comandaban el centro del campo distribuyendo el esférico y marcando. 

El Ajax poseía una defensa sólida, además de segura en la salida con balón dominado, lo que facilitaba la posesión y el traslado. Vasovic resumía la versatilidad de la defensa, pues tenía ubicación y un disparo certero de media distancia.

Sin embargo, el éxito del equipo holandés no hubiera sido del todo posible sin la destreza del portero alemán Heinz Stuy, que mantuvo un extraordinario record de imbatibilidad alcanzando 1082 minutos sin encajar ningún gol.

Desde 1968 hasta 1973 Ajax se llevó por delante todo lo que se interponía, en cuanto a cifras, títulos y equipos; tanto así que en ese lapso ganaron 4 Ligas Holandesas (1968, 1970, 1972, 1973); 3 Copas de Europa consecutivas (1971, 1972, 1973); 2 Copas Holandesas (1971, 1972) y 1 Supercopa de Europa (1971).

La novedosa combinación –para la época- entre experiencia y juventud fue el punto clave en el equipo con colaboración de Bennie Muller, Henk Groot y Theo van Duivenbode junto a la juventud de Cruyff y Keizer.

Practicando un fútbol colaborador y participativo en donde todos los miembros jugaban a la ofensiva se instalaron en su primera final europea en la temporada 1968 – 1969, pero siendo derrotados por la dureza y poca vistosidad del Milán italiano, en el Santiago Bernabéu 1 a 4.  

La temporada 1969 – 1970 cuando todos esperaban la consagración del “fútbol total” fueron apeados de la competición Europea por el Feyenord, hechos que coincidirían con la llegada de Ruud Krol y Gerry Mühren.


Durante la temporada 1970/1971 el Ajax alcanzaría sus años de esplendor al ganar la Copa de Europa dejando en el camino a rivales fuertes como el campeón anterior Celtic y el Atlético de Madrid, disputando la final en el mítico estadio de Wembley el 2 de junio de 1971 frente al sorprendente Panathinaikos con el húngaro Ferenc Puskas como técnico y venciendo 2 a 0 con una demostración casi didáctica del floreciente “fútbol total”.

El año siguiente, fue como una repetición del anterior, pues el Ajax pasó por arriba a rivales como Dynamo Dresden, Olympic Marseille, Arsenal y el Benfica. Llegando a encontrarse en la final con el Inter de Milán y pese a todos los recursos italianos, triunfarían los rojos por marcador idéntico al año pasado: 2 a 0

El Ajax había alcanzado una especie de iluminación y los partidos eran prácticamente para cumplir con el calendario, llegando a su tercera final europea seguida, en donde Jhony Rep le dio la victoria en la final frente a otro italiano: La Juventus de Turín.

La innovación del fútbol practicado por el Ajax hizo que se elevaran a los altares históricos de este deporte, sentando un estilo nuevo de fútbol sin precedentes, donde se priorizaba la circulación del balón y la búsqueda en cualquier condición del arco rival. Hasta la próxima.